Se habló en este blog de...

27.1.07

Las hormigas blancas de Isabel Preysler


Lo he admitido en muchas ocasiones.Sí, yo también veo programas del corazón.Suelo ver "Aquí hay tomate" con bastante asiduidad,y con menos frecuencia y la mayoría de las veces por complacer, "Donde estás corazón" y "Dolce vita", otrora "Salsa rosa".Desde hace varias semanas están emitiendo en Tele 5 un programa titulado "Hormigas blancas".Un espacio dedicado a rebuscar en todo tipo de imágenes de archivo, informaciones publicadas en la prensa y sus propias declaraciones a los medios de comunicación de varias "celebridades" del famoseo español.
He estado leyendo algo sobre el proceso de elaboración y me ha parecido un trabajo fabuloso.Para realizar este trabajo documental, el equipo del programa ha investigado en distintas hemerotecas los años comprendidos entre 1950 y 2000 y, tras una primera selección de 300 publicaciones, ha trabajado sobre un total de 150, entre ellas algunas revistas ya desaparecidas como Ama, Gaceta Ilustrada, Catherine, Bocaccio, Garbo, Miss, Jano, Los Españoles, Por favor, Play Lady, Doña, Cotilleo Semanal, Libera, Vale, Chiss, Sal y Pimienta, Protagonistas o Primera Plana, entre otras.
Además, este programa ha adquirido imágenes de archivo emitidas en nuestro país, en televisiones de Hispanoamérica y hasta en la BBC Británica algunas del año de la pera, que completarán el trabajo de hemeroteca y que contribuirán a recrear las distintas épocas históricas y recordar algunos aspectos del personaje en cuestión que seguro no querrán que vuelvan a ser actualidad.
Esta semana el personaje fué Isabel Preysler, de la cual no voy a resumir ninguna biografía ya que doy por supuesto que todo "quisqui" la conoce, pero si voy a rememorar la única ocasión el la cual ví a esta señora.
Hará de esto unos doce o trece años y fué con motivo de la inauguración de una sucursal de la famosa marca de cerámicas y baldosas en general que ha anunciado durante mucho tiempo (como no me pagan por darles publicidad no la digo).Nos consiguieron unas invitaciones para el ágape inaugural, o sea papeo a la cual acudia la Preysler en calidad de madrina o maestra de ceremonias.Pues bien cuando llegó a el sitio en cuestión el revuelo fué generalizado y el personal, los fotográfos y televisiones acudieron raudos y veloces como cientos de hormigas (no sé si blancas) a la vera de la Filipina.Mi cuñado Rafa y yo, que no nos caracterizamos por ser el centro de atención ni mucho menos por sentir curiosidad o admiración a este tipo de celebridades, optamos por evitar tal revuelo y ocupar un discreto lugar en un rincón apartado, dejando que nuestras "jefas" contemplaran el sutil y terso cutis de la ex de Julio Iglesias.Pues bien, no sabemos como, sin darnos cuenta, como una especie de estampida, todo el mogollón de gente que adoraba a la musa fué directamente llevándola hasta nuestro rincón con la sorpresa de vernos nosotros dos allí contra las cuerdas, solos con la Preysler, cual guardaespaldas, acribillados a flashes de fotógrafos y focos de cámaras de televisión y contemplados por cientos de ojos.Fueron unos segundos de cierto "agobio mediático" y popular,je,je,je...Por suerte no ha vuelto a producirse una situación así.Si al menos hubiese sido la Pfeiffer...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Así nos va, encumbrando a especies como esta que el único mérito que tienen es conseguir vivir como una reina sin dar ni golpe.

manuespada dijo...

Siempre he tenido curiosidad de cómo era la vida de esta señora en Filipinas, qué le hizo venir aquí y cómo consiguió meterse en la Jet. Menuda máquina de hacer dinero la marca "Preysler".