Se habló en este blog de...

18.7.08

Nosotros si recordamos


La fotografía fué tomada ayer por el hijo del expresidente del gobierno en el jardín de su casa con motivo de la visita que el Rey le ha hecho. Adolfo no conoce a nadie, no recuerda ni tan siquiera que fué presidente del gobierno afectado de la enfermedad de Alzheimer, pero agradeció el gesto de cariño de todos los allí presente. Al menos nosotros si recordamos que fué una figura clave para un transición que se preveía dura y traumatica, pero que supo llevar por buen camino en la medida de lo posible hasta que pudo.

16 comentarios:

Mundos Azules dijo...

Que tiempos aquellos... cuando los políticos creían en la política y trataban de luchar por el pueblo. Hoy solo pinsan en llenar sus cuentas de números y más números.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Sí, tenemos que agradecerle que tuviera narices para romper con el pasado. Algunos políticos de hoy, deberían aprender de él ciertos modales.

Mita dijo...

Qué tristeza eso ,verdad?
Vaya, eres heavy ajjaja,qué sorpresa.

JOAN PAMO dijo...

Desde luego si le pasa eso a otro político (alguno más moderno) puede que permanezcamos impasibles o, incluso, esbocemos una sonrisilla malévola. Pero tratándose de tan insigne figura, que llevó a un pueblo de trabajadores a dar sus primeros pasitos hacia una vida justa, nos apena.

Esperemos que pase este mal trago, tanto él como su familia, de la mejor manera posible.

Benjuí dijo...

Adolfo Suárez fue una figura trascendental para salvar la monarquía en un momento en el que la III República estuvo muy cerca. Él entendió que la gente no queríamos más luchas fratricidas, y ofreció democracia a cambio de monarquía. Tanto Felipe González como Santiago Carrillo comprendieron que era un pacto aceptable, y así se produjo la transición.

Pero no olvidemos que los políticos son un reflejo de la ciudadanía, no al contrario. Hoy hemos delegado en los políticos lo indelegable: la dignidad, la lucha por nuestros derechos, el activismo en pro de un país mejor.

Y ahora, en lugar de entender la política como cosa de todos, creemos que se trata de un tejemaneje entre unos cuantos, y que tienen que llegar salvadores a redimirnos.
Así nos va.

eva dijo...

La verdad que faltan políticos como él, que pena, y la vida dura que ha tenido toda su familia, creo que falleció su mujer y una hija de cáncer. Un saludo

Alberto López Cordero dijo...

Mundos azules: Ya nadie hace nada por amor al arte.

Alberto López Cordero dijo...

Cecilia: Supo estar lo justo y necesario y cuando vió que ya no podía dar más de si, supo marcharse con dignidad. Un grande de nuestra historia contemporanea.

Alberto López Cordero dijo...

Mita: Pues sí, una historia triste. No, no soy heavy, lo que no quita que disfrute con algunos grupos grandes de ese género. Saludos.

Alberto López Cordero dijo...

Joan Pamo:Bueno, yo no le deseo mal a nadie, pero alguno actual estaría mucho mejor calladito, eso si es cierto.

Alberto López Cordero dijo...

BENJUÍ: Toda la razón. Aunque yo era pequeño, recuerdo las primeras campañas electorales, donde se respiraba un ambiente más festivo e ilusionante que la guerra encarnizada que se tiene ahora desde este bipartidismo al que hemos sido relegados.
Adolfo Suárez supo darle coherencia entre no pocas dificultades a una etapa dificil de nuestra historia. Gracias a el y como dice el título de uno de sus libros, "fué posible la concordia". Besos.

Alberto López Cordero dijo...

Eva: Desde luego en el plano personal no ha sido una persona afortunada. Esperemos que al menos viva dentro de su enfermedad lo más dignamente posible. Besos.

Mundos Azules dijo...

Alberto... yo sigo haciendo muchas cosas por amor al arte. Quizás sea por eso que soy tan raro y atípico.

Alberto López Cordero dijo...

Mundos azules: Nadie hace nada por amor al arte (Revisited)

Mundos Azules dijo...

Date una vuelta por cualquiera de las ONG´s que pueblan este pais, y observarás la cantidad de gente que hace miles de cosas por amor al arte. Y casi siempre ni tan siquiera reconocidas por aquellos a los que uno ayuda.

Alberto López Cordero dijo...

Mundos azules: Mundo cruel, te dá champán y después cazalla. Por amor al arte no hace nadie nada y ya tampoco se muere por amor. Joer, a ver si me voy a poner ahora transcendental,je,je,je...