21.2.11

Albert Desalvo, el estrangulador de Boston.


Puesto como estoy últimamente a revisionar clásicos del cine en DVD, ya sean bélicas de los 40-50, westerns de los 60 ó grandes superproducciones de las tres décadas pasadas, de vez en cuando uno se topa con un film que le marcó, del cual guarda nítidos recuerdos que con el paso de los años muchos se distorsionan y a veces pierden hasta la base argumental o el hilo de la historia, pasando de unos a otros sin ningún tipo de conexión lógica.
Y es en esto que me hago de un ejmplar de "El estrangulador de Boston", película del año 1968 protagonizada por dos monstruos del cine como son Henry Fonda y el recientemente fallecido Tony Curtis, y fué poner el DVD Y ¡¡zas¡¡ comenzar a revisionar la película como si hiciese un par de meses que la había visto y la realidad es que si no me equivoco ví esta película en una de aquellas sesiones de "Sábado cine" que TVE nos ofrecía después de "Informe semanal" en la década de los 80, cuando los índices de audiencia era algo inexistente en este país ya que sólo disponiamos de dos canales públicos.
Pero bueno, que me lío, no es de la televisión en España, ni de la película en si de lo que quería hablar, sino del personaje en el que se basa el film: Albert Desalvo, tristemente conocido como El estrangulador de Boston. Y es que como digo los hechos fueron reales, así sucedieron a comienzos de los años 60 en la ciudad norteamericana de Boston.
Albert Desalvo era un tipo en apariencia de lo más normal, casado, con dos hijos, empleado en una fábrica de cauchos, un tipo que no levantaba la más mínima sospecha a las personas con las que trataba a diario, compañeros, clientes, vecinos, una actitud normal y cotidiana, un tipo discreto que aunque en su juventud tuvo algún que otro altercado por robo, llevaba una vida rutinaria, del trabajo a casa y de casa al trabajo.Nacido en Massachusetts en 1931, tenía cinco hermanos. Su padre era un hombre bastante agresivo que con frecuencia le propinaba palizas a su esposa e hijos, lo que dió lugar a que el matrimonio se truncara y ella se volviese a casar de nuevo lo que deterioró la relación con su hijo Albert, el cual años después alistado en el ejército y destinado a Alemania, conoció a la que sería su esposa con la cual tuvo dos hijos con los que Albert pasaba largas horas jugando y viendo la televisión.
Pero entre junio de 1962 y enero de 1964, trece mujeres, la mayoría de avanzada edad fueron asesinadas en Boston, todas estranguladas y todas por el mismo asesino, Albert Desalvo, que generalmente aprovechaba el espacio de tiempo entre la salida de su trabajo y el trayecto hacia su casa para cometer estas atrocidades de una manera fría e inmisericorde, aprovechando la fragilidad e indefensión de estas mujeres.
Hechos más o menos similares hemos visto por desgracia decenas de veces, tanto fuera como dentro de nuestro pais, no es algo nuevo, pero lo que yo siempre me he preguntado es que le lleva a una persona que supuestamente normal, con una cotidianidad total, con unos hábitos de vida de lo más común, con las típicas preocupaciones de todos, hipoteca, coche, fin de mes, vacaciones...a realizar estas mostruosidades por muchas personalidades múltiples que les diagnostiquen perturbaciones o esquizofrenias paranoides. Cosas de la cabeza que dudo mucho que por cien mil estudios que hagan alguien realmente pueda adentrarse en el cerebro de uno de estos asesinos para descubrir que es lo que realmente le lleva a cometer estos actos. Y he ahí el miedo, el temor, porque nunca sabremos quien realmente es capaz de cometerlos, porque lo mismo que fué Albert Desalvo, podía haber sido el vecino de enfrente, un buen amigo de la infancia, o el cajero del super donde haces la compra a diario.
Albert Desalvo fué condenado a cadena perpetua en 1966 y fué asesinado por un compañero de celda en 1973.

1 comentario:

Marco ...buho. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.