Se habló en este blog de...

4.4.07

La leyenda de José Tomás


De toros poco entiendo, a pesar de una afición y sabiduría del arte paterna que supera con creces la de cualquier purista que sienta su trasero en el siete de las ventas. Pero he de reconocer que tal vez por eso siempre me ha llamado algo la atención todos los entresijos de la fiesta aunque sea desde un segundo plano. Ayer oí en televisión que vuelve José Tomás, toda una extraña leyenda actual de la tauromaquia del cual han llegado a decir los más viejos y los más doctos que "ni ha nacido ni nace un torero así".
Siempre he oido hablar muchas cosas de José Tomás , que es un tio muy raro, callado, tímido, con raras aficiones aparte de los toros.Dicen que se le podía ver jugando a las máquinas de petaco un rato antes de una corrida importante en el centro de Madrid, sin ningún tipo de nerviosismo y nadie se percataba de ello.

Dicen que parecía tener la mente en otro mundo incluso cuando estaba en el coso con el toro, que parecía despistado algo ido, pero que a lo hora de la verdad se plantaba justo en el sitio por donde pasaba la bestia, le miraba y parecía desafiarle con la mirada y con leves susurros, viendo pasar la muerte en forma de astas a muy pocos milímetros de su cuerpo sin mostrar ningún tipo de miedo. Puro arte, o al menos eso dicen los entendidos, lo nunca visto desde tiempos de Manolete o Belmonte y ya habían pasado lustros de eso.
Esa manera de jugarse el pellejo la mayoría de las veces inncesariamente, es lo que ha convertido a José Tomás en toda una leyenda casi casi rozando los límites del misticismo acompañado además de un blindaje total hacia su vida privada, de la cual casi nada se sabe, a pesar de los insistentes rumores sobre tendencias sexuales de las cuales nunca se ha tenido constancia.
En 2002 y tras siete temporadas en lo más alto se retiró en el mayor de los silencios, sin ninguna razón aparente. La afición sobre todo la Madrileña quedó algo desolada, esperando temporada tras temporada un regreso que a estas alturas parecía que ya nunca se produciría. Pero el milagro se hizo y este año anunció su vuelta a los ruedos el próximo 17 de Junio en la Monumental de Barcelona, cobrando según afirman los que están metidos en el negocio no menos de 2o millones de las antiguas pesetas por tarde.
Dicen que no vuelve a torear por dinero, pero la duda está en la leyenda que se ha forjado sobre él en estos años de ausencia y si podrá volver a maravillar a la afición con nuevas tardes míticas que hagan esa leyenda un poco más grande.

2 comentarios:

Sonofotlon dijo...

interesante historia. ojalá su regreso no sea economico. Si bien es un deporte que no me atrae, la historia de este personaje es muy llamativa y hasta se podria decir qu e atractiva.
Un gusto alberto, siempre es un placer leer su blog.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

La tauromaquia no está considerada como un deporte.Los entendidos la denominan "arte". Si bien esa denominación pueda levatar mil ampollas en ciertos colectivos en defensa de los animales con toda la razón, pero personalmente he de admitir que sí, que en cieros lances de la fiesta puede llegar a ser un arte, pero debería evitarse el sufrimiento y muerte del animal.