Se habló en este blog de...

10.6.08

Estos días azules...


No sé, debe ser el clima tan atípico, algunos días llenos de sinsabores y otros en los cuales las horas pasan tan deprisa que no me percato de lo que sucede alrededor. De vez en cuando levanto la vista y efectivamente, el mundo no se ha desmoronado, a pesar de huelgas de transportes y demás eventos consuetudinarios que acontencen el las rúas, que diría el gran poeta. Una semanita de lo más ajetreada, contando con el pasado fin de semana, que entre desgraciadas circunstancias y otras mucho más llevaderas hacen que no termine de encontrar lo que podría llamarse equilibrio o término medio de las cosas.
¿Se me escapan de las manos?. No, no lo creo, pero de vez en cuando los vientos arrastran nubes a una velocidad tremenda, que por suerte no les da tiempo a descargas terribles tormentas sobre mi cabeza, pero que si dejan percibir su silueta a través de su sombra, en algunos casos, como ha sido hace unos días en forma de ciprés. Unos vientos que siempre soplan en la misma dirección. ¿Cambiarán y amainarán esos vientos?
Una de dos, o me hago mayor o voy necesitando unas vacaciones o como mínimo unos días de desconexión y oxigenación tanto física como mental, aunque sea con el viento de cara y en la misma dirección.

Estos días azules y este sol de la infancia. (Antonio Machado)

16 comentarios:

Cecilia Alameda dijo...

Sí, a veces conviene cambiar de vientos. Ni es por mayor, ni es por joven, a todos nos pasa.
Por aquí, ya sabes, hay gente que está contigo porque, aunque sin conocernos, nos vamos cogiendo afecto.

Drea dijo...

Pos me quedao sin palabras. Sólo sé que quería... no sé... cogerte de la mano o algo así.

Belén dijo...

Bueno, ya verás como cuando descanses yte oxigenes, todo irá mas o menos normal...

Besicos

manuespada dijo...

Joder Alberto, creo que este post es lo más bonito que te he leído, esto es Literatura, en serio, está escrito desde el estómago.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Cecilia: De eso se trata, de que los vientos cambien pero sin que arrastren demasiadas cosas. Gracias por tus palabras.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Drea: Muchas gracias por el gesto. Exteriorizaba esas comeduras de tarro que han pululado por mi cabeza estos días. Besos.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Belén: Lo malo es que para eso todavía queda bastante. Me conformaré con algún que otro fin de semana hasta entonces. Gracias.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Manu: Viniendo de un maestro como tú, es más que un honor esas palabras. Muchas gracias por estar ahí y leerlo.

CARMEN dijo...

No se si te servirá de consuelo, pero yo ando también un poco rarita de ánimo. No se si será esta primavera tan atípica, lo que si se, es que hay que sacar fuerzas de flaqueza y encontrar ilusiones, para continuar en este duro camino, que es la vida.
Un beso y mucho ánimo.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Como dice Carmen, es esta primavera. Quizás es hora de hacer parada y fonda, sentarte a ver las nubes azules, aunque sólo sean unas horas y respirar, saborear la vida y desconectar del loco mundo..
saludos y salud

LlunA dijo...

Ayssss que días estos...que necesidad de cambio de vientos!

Kamenah dijo...

Espero que pese a esas graves circunstancias estés bien, hombre, y tómate esos días de vacaciones que dices que siempre sientan bien, aunque sea para aclararte un poco la cabeza.

¡Un besote!
Carmen

Kamenah dijo...

Acabo de leer el post anterior, supongo que será eso lo que te traiga de cabeza. Lo siento mucho, Alberto, y aunque sea un topicazo hay que seguir adelante pensando lo bueno que nos deja la gente que se va, porque dejan de ser amigos, porque van a vivir a otros lugares, o lo que sea.
¡Besos!

María Jesús Lamora dijo...

Ya lo decía el gran Machado. Justamente: estos días y esta infancia.
Cambiarán los vientos, siempre cambian, querido Alberto.
Un abrazo.

mi despertar dijo...

El sol de la infancia.me dejaste pensando con esas lineas............ya que es el mismo sol de siempre....pero porque nuestra vida cambia???????

besos

raizen dijo...

Hay días azules, grises y de muchas tonalidades. Todo depende de nuestro estado de ánimo y actitud. Preciosas letras Alberto.

Saludos y un abrazo con cariño