Se habló en este blog de...

8.4.09

Gomorra


Cuando apenas había leído unas pocas páginas de este libro, empezé a darme cuenta de el precio que está pagando su autor, Roberto Saviano. Y es que "Gomorra" no es exactamente una novela al uso. Es, como dice la frase publicitaria, todo un viaje al imperio económico y al sueño de poder de la camorra, que es como en Italia es denominada la mafia. Desde la corruptela sin límite del puerto de Nápoles, donde pasa casi la totalidad de la mercancía mundial procedente de China, hasta los más cruentos y sucios negocios, ajustes de cuentas, venganzas e intereses desde las más bajas a las más altas esferas.
Hay que tenerlos muy bien puestos para escribir un trabajo así. No por el hecho de narrar una serie de acontecimientos, que quien más o quien menos ha oido hablar, y con bastante frecuencia es noticia ya sea en prensa, radio o televisión. El problema de Saviano no ha sido ese, el problema ha sido dar nombres, apellidos, familias, infiltrados, revelar asesinatos, y todo el entramado que hay en la guerra de familias por controlar el poder absoluto, y cuando digo el poder absoluto, ya os podeis imaginar hasta donde llega.
Saviano narra en primera persona los más duros y sangrientos negocios de esta tela de araña que cubre casi toda la totalidad de Nápoles y alrededores. De como los residuos tóxicos son arrojados a terrenos que después se venden, con sus consecuentes efectos nocivos en la salud de los que los acupan. No hay practicamente página en la cual tengas que hacer una pequeña pausa para, por unos instantes, ponerte en la piel de quienes sufren todo tipo de atropellos, amenazas y chantajes por parte de esta gente.
Saviano lo sabía, sabía donde se metía, de lo que hablaba, aunque jamás pensó que su libro sería un enorme éxito a nivel internacional, con más de dos millones y medio de ejemplares vendidos y es ahí donde llegó su sentencia de muerte en vida.
Hoy, Roberto Saviano, que aún no ha cumplido los treinta años, vive en paradero desconocido. Protegido las veinticuatro horas del día por escoltas de la policía, y practicamente sin pasar dos noches en el mismo sitio.
En una reciente entrevista para un periódico dijo:"Lo que más molesta a la Camorra no es exactamente la palabra, sino la palabra cuando genera tensión... La palabra como tal, así a secas, les trae sin cuidado; lo que no soportan es que esa denuncia tenga tantos lectores, y ésa es la diferencia entre Rushdie y yo. A Rushdie le condenaron con una fetua por el mero hecho de haber escrito Los versos satánicos; a mí me han condenado porque el libro se ha leído mucho; es el éxito lo que me ha condenado a muerte".

11 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Supongo que lo estará pensando mucho. El éxito, el reconocimiento universal, el dinero, la fama ¿merecen la pena si hay que sacrificar la vida privada, la intimidad, la libertad? Creo que si Saviano pudiera volver atrás, renunciaría al éxito que le ha condenado a un tipo de vida terrible. Su mérito es enorme, porque ha puesto en evidencia la penosa vida que llevan muchos de sus compatriotas, pero a cambio de un sacrificio que espero que no sea de por vida.

Drea dijo...

Me creas una gran curiosidad.

Kato dijo...

interesante libro... tenía pensado leer otros pero trataré de buscarme este
gracias :D

Alberto López Cordero dijo...

Cecilia Alameda: Totalmente de acuerdo contigo. Él sabía en el terreno que se metía, aunque por su condición de escritor joven, pensó que su libro apenas pasaría desapercibido y no levantaría el revuelo que ha levantado. De todas maneras, ha hecho que mucha gente sea consciente de la triste y cruda realidad que vive esa parte de Italia. Besos.

Alberto López Cordero dijo...

Drea: Pues ya sabes. A despejar esas dudas. Besos.

Alberto López Cordero dijo...

Kato: Supongo, no lo sé, que también estará disponible en tu tierra. Merece la pena su lectura. Un abrazo.

Belén dijo...

Me imagino que acabaré leyéndolo, pero esperaré a que acabe esta moda sobre él.. pero es curioso el personaje, si...

Besicos

Alberto López Cordero dijo...

Belén: Más que moda, yo diría que es otro atropello hacia la libertad de expresión y sobre todo hacia la dignidad de las personas. Parecido a lo que le sucedió a Salman Rushdie. Penoso. Besos.

Mundos Azules dijo...

Yo ando pasando sus páginas en estos momentos, aunque con el poquito tiempo que me queda libre ultimamente, digo yo que aun tendré para un par de semanas. De momento me está sorprendiendo.

Gema dijo...

Habrá que leerlo

Álvaro Dorian Grey dijo...

Estoy con este libro en este momento y llevaba tiempo que un libro no me enganchaba como éste. Estoy "picado".
Es demasiado caro el precio que está pagando el autor... He vistop varios artículos que le han hecho y es increible como vive.
Saludos y salud