Se habló en este blog de...

28.7.09

Una reflexión cualquiera


En muchas ocasiones la vida se asemeja un viaje en tren, repleto de embarques y desembarques, salpicado de contratiempos, de algún accidente, sorpresas agradables y profundas tristezas.

Fotografía tomada entre Almendralejo y Villafranca de los Barros (Badajoz)

6 comentarios:

Drea dijo...

Nunca sabes qué te vas a encontrar ni cuando. Llevo un mes recibiendo sorpresas agradables.

Cristina Poulain dijo...

Yo lo comparo con una montaña rusa, pero el tren es mejor, a veces hay gente que se monta en tu vagón y otras veces se bajan, para no volver definitivamente o para volver más adelante.

Un beso

Kato dijo...

las dos chicas tienen razón, pero así es la vida

:D un abrazo amigo

Belén dijo...

Pues si, hijo... lo que hay que hacer es quedarse siempre con lo bueno y olvidarse pronto de lo malo, si podemos...

Besicos

Almendra Puck dijo...

La vida, que es un viaje... luego están los viajes dentro del viaje!

Gema dijo...

Y si se pierde el tren que fastidio ¿verdad?
Besos, no seguimos leyendo en Septiembre