30.11.10

Fútbol y crisis


Curioso es que en tiempos de crisis el partido de ayer entre el F.C Barcelona y el Real Madrid se ha convertido en el evento futbolístico más visto en la historia de la televisión de pago en España. Más de un millón y medio de espectadores vieron el partido en Gol Televisión, mientras que la otra de las opciones Canal + liga casi alcanza el millón de telespectadores. Todo esto sin contar los millones de seguidores que no tienen en casa estos canales de pago y que lo hicieron en el bareto más próximo a su domicilio. Y es que ya sabemos, crisis haberla, pues haila, pero para determinadas cosas la crisis nos la pasamos por el forro. Véanse ferias, fiestas, puentes, vacaciones veraniegas y pubs de fin de semana donde a la peña no le cuesta trabajo o penas rascar mínimo 5 euros por copa. Ayer pasó más de lo mismo, el Nou camp a reventar un lunes a las 21,00, quien no pudo ver el match en su casa, pues ya se las apañó para ir a casa de un familiar, amigo, compañero o vecino. Las peñas tanto de los blancos como de los blaugrana, que hay un par de ellas en España, hasta la bola, y el que no tiró de ninguna de estas opciones, pues a lo clásico, transistor a la oreja o internet enchufado y a seguir la contienda tan ricamente. Y es que el fútbol no resuelve problemas, no reduce el paro, no sube el sueldo, no readmite a los que han sido despedidos por regulación de empleo o por ajustes de plantilla, no incrementa el subsidio de desempleo, no reduce el índice de robos, de delincuencia, de violencia de género. El fútbol, fútbol es. Once tipos en gallumbos disputándose la posesión de un esférico con la única intención de traspasar tres maderos que delimitan el final de cada extremo del terreno de juego. Sencillo, pero a la vez complejo por las cifras que maneja, por el pastizal que mueve, y sobre todo, porque si por el espacio de tiempo de dos horas consigue hacer olvidar a la gente todos esos problemas que les martillean a diario, para mi ya merece el mayor de los respetos. Habrá a quien no le guste, a quien no le entusiasme, o a quien sencillamente le de igual. Otros gustos más divertidos o aburridos tendrán, pero de lo que no tengo la menor duda es que en tiempos de crisis, tanto el fútbol como otros eventos lúdicos y ociosos sirven de vía de escape para quien los problemas forman parte de su día a día. Aunque apagados los focos nada cambie.

2 comentarios:

Marco A. el Buho. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
manuespada dijo...

Hola Alberto, pasaba por aqui para felicitarte el año, feliz 2011!