Se habló en este blog de...

12.7.08

He sobrevivido a los Iron Maiden¡¡


He sobrevivido al concierto de los MAIDEN¡¡. Ante todo quiero dejar constancia del buen royo que se vivió durante toda la duración del festival, que fueron muchas horas. Desde las seis hasta casi las dos de la mañana, que fué el tiempo que estuve, no presencié absolutamente ni una sola bronca ni un conato de pelea ni nada similar, todo lo contrario. Si alguien te pisaba, cosa muy facil entre más de 20.000 personas, enseguida había un gesto de disculpa, por muy heavy que pareciese el que fuera. Un 10 para la gente de Mérida y de todos los rincones de España que acudieron a esta cita musical.
Podían verse personas de todas las edades, aunque me sorprendió que una gran parte eran chicos y chicas muy jóvenes que ni siquiera habían nacido en la época más álgida de Iron Maiden. Pero eso si, la mayoría éramos gente que ya no cumpliremos los 30, viéndose muchos de ellos acompañados de sus hijos de corta edad ataviados con la indumentaria propia de esta clase de conciertos.
La organización, como suele suceder en estos casos, regular tirando a mal, pensando más en la recaudación de la barra que en el concierto en si.
Y en cuanto a las actuaciones, los dos grupos anteriores a el plato fuerte me parecieron algo monótonos y para mi gusto, ruidosos, pero tratándose de un concierto heavy no desentonaban para nada con el ambiente, y desde luego los Iron Maiden la armaron, tanto por el espectáculo visual y el montaje del escenario, como por el set list que ofrecieron, todos viejos grandes éxitos que la gran mayoría de los asistentes se sabían de memoria. Después cerraron los Baron Rojo también con un puñado de viejos y ochentosos éxitos.
Las fotografías que incluyo no son mías, son las publicadas por el diario HOY, pero en un par de días publicaré las que pudo tomar mi primo Jesús Polo con su propia cámara que coló ocultándola en ciertas partes delicadas pasando con éxito la inspección del tropel de seguratas que había en la entrada. Una recomendación: si vais a un concierto de este tipo poneos la ropa más vieja que tengais ya que el derrame de líquidos encima vuestra y el pisar los charcos de los excesivos riegos con manguera está garantizado, eso si, con la imprescindible camiseta negra, que yo haciendo patria musical me puse una de mis Queen y por lo que pude apreciar no fuí el único. Preferencias que tiene uno.
Hoy he estado hecho polvo de las piernas, y es que tantas horas de pie trás una jornada laboral y una celebración con compañeros han hecho mella en este cuerpo del delito. Y es que uno empieza a estar mayor para tanto trote.

18 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Hay muchos falsos mitos asociados a la violencia. Me alegro de que lo hayas pasado tan bien. Un beso.

Alberto López Cordero dijo...

Noemí:En pocos conciertos he visto tan buen royo como en este. Y es que en la mayoría de las ocasiones el prejuicio es ignorancia. Besos.

Vlad dijo...

Felicidades por tan gratificante experiencia. Yo floté literalmente en 2003 en otros de sus espectáculos, y tampoco ví ninguna actitud violenta por parte de este colectivo.

Mundos Azules dijo...

Bueno, ya sabías de antemano que era un concierto de esos que no te iba a defraudar. Lo malo de ese tipo de eventos, como cuentas, suele ser siempre la organización, que suele estar más pendiente de la caja que hacen que de "organizar". Pero pasa en todos los sitios. El dinero es demasiado goloso.

Yo creo que muchos tienen una imagen muy distorsionada de los heavys. Yo conozco a muchos y son gente de lo más corriente. Hay incluso de los que en su intimidad escuchan incluso a Mecano, aunque no serían capaces de reconocerlo en público.

Por cierto, anoche estuve viendo a Dover y bueno... Lo mejor, el juego de luces.

Alberto López Cordero dijo...

Vlad:Una jornada de lo más pacífica y tranquila, di exceptuamos el sonido,je,je..

Alberto López Cordero dijo...

Salva: Pues si, totalmente satisfatorio el evento. En cuanto a la organización, muchas quejas por parte de la gente. Desde que no dejaban entrar ni un bocata, para que después tuvieras que hacer la de Dios para conseguir uno en la barra de bocatas, que sólamente había una para 20000 personas y unas clavadas en la bebida de órdago. Ahí está el negocio de estos conciertos aparte de los 60 euros que costaba la entrada.
Dover tampoco es santo de mi devoción.

Palbo dijo...

Un monje le preguntó a Joshu: "Este perro, ¿tiene la naturaleza de Buda?"

Joshu no dijo ni Mu.

Alberto López Cordero dijo...

Palbo:¿Era Joshu una Vaca?

JOAN PAMO dijo...

La verdad es que los heavies han ganado un punto de nuevo, aunque he visto que había un montón de basura por los alrededores del concierto. Supongo que era un poco inevitable (espero que estuviera dentro de los gastos previstos el limpiarlo).

Pero bueno, el caso es que sólo se oyen cosas buenas del espectáculo. El festival Vía de la Plata va tomando importancia

Alberto López Cordero dijo...

Joan Pamo: conozco a varios trabajadores del servicio de limpieza que seguro no les habrá hecho ni puñetera gracia limpiar todo aquello. No hay que olvidar que el recinto es el albergue municipal y con eso ya está dicho a quien le ha tocado dejar aquello limpio. En cuanto a el evento, pues creo que lo hubieras pasado mejor que en el de Bob Dylan, eso seguro.

Piel de letras dijo...

Se te nota muy contento y me alegro mucho por ello. Felicidades por el aguante de pie y todo lo que padeciste para estar donde querías.
Besitos

Cecilia Alameda dijo...

Mereció la pena el evento, eso es lo bueno. Y no te quejes de los años, que no parece que tengas tantos.

Roxi dijo...

¡Que bueno que lo disfrutaras!
Se nota que disfrutaste el show, la música y la onda.
A mí en particular me resulta muy estridente Iron Maiden, y me acuerdo que mi viejo escuchaba the number of the beast y me daba mucho miedo jajajaja, las tonteras que me acuerdo, pero bien por ti.
Un abrazo!

Alberto López Cordero dijo...

Piel de letras: Muchas gracias. La verdad es que no hay que desaprovechar la ocasión que nos brinda un evento de estas caractristicas, a pesar del dolor de piernas. Besos.

Alberto López Cordero dijo...

Cecilia Alameda: Tu lo has dicho, tal vez no parece, pero ya vamos sumando.

Alberto López Cordero dijo...

Roxi: The number of the beast fué una de las canciones estrellas de la actuación de los Maiden, y cierto, te seguirias asustando un poco al ver la puesta en escena. Besos.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Me alegra saber que los viejos rockeros aun tienen tirón y no sólo el Bisbal.
Saludos y salud

Maria Coca dijo...

Qué bueno!!!!!